sábado, 30 de marzo de 2013

Antártida: Defensa contrató a una firma uruguaya sin habilitaciones


Antártida: Defensa contrató a una firma uruguaya sin habilitaciones 

Autorizó que una sociedad de ese país que no tenía licencias intermediara con la empresa que ganó la licitación. El escándalo por la contratación de una empresa para llevar a cabo la actual campaña antártica, demorada por fallas técnicas , sigue sumando irregularidades. El Ministerio de Defensa autorizó a la empresa que ganó las dos licitaciones, Transport & Services, a cobrar más de US$ 16 millones a través de la sociedad anónima uruguaya ASSINE. Pero según consta en el voluminoso expediente administrativo, esa sociedad, con domicilio en Montevideo, no tenía “certificado de vigencia anual”, lo que le impedía iniciar actividades comerciales o industriales.

La firma que perdió la licitación, Trade Baires International, aportó documentación de la DGI de Uruguay para intentar demostrar esa irregularidad. Y culpó directamente al jefe de la Comisión Evaluadora, comodoro Norman Damiani, de “poner en la cabeza de la firma ASSINE SA la calidad de cobrador” y de “traer a la actuación a una firma que no se había presentado al momento de apertura de la licitación ”.

Además, objetó la presentación de un poder de representación de 2008 vinculado a otra licitación. Según una nota enviada el 18 de diciembre de 2012 a la Dirección General Servicio Logístico de la Defensa (DGSLD), el organismo que contrató y está a cargo de Carlos Lugones Aignasse, la comisión evaluadora le asignó la calidad de beneficiario de pago a ASSINE “sin siquiera haber reparado en la circunstancia de que se trata de una sociedad simulada para evadir el control jurisdiccional”.
Desde el 10 de octubre de 2007, la firma uruguaya, RUT 21.449.728.0010, está a cargo de Roberto Fasce y Claudio Fasce, los mismos dueños de Transport & Services.

Esa empresa ganó dos licitaciones, envueltas ahora en un mar de dudas. La parte aérea fue adjudicada por US$ 6.800.440. La parte naval, que vino a suplir la ausencia de rompehielos Almirante Irizar, llamativamente también fue ganada por esa firma a un costo de US$ 10.420.842. Además de los funcionarios denunciados ante la Oficina Anticorrupción, por el caso quedó en la mirada el hijo del ministro, Alejandro Puricelli. Varias fuentes de esa cartera confirmaron en las últimas horas que figura como “asesor personal”, aunque se desconoce su situación contractual. Clarín reveló el martes que participó, en noviembre pasado, de un encuentro con funcionarios de la embajada rusa. No fue la única reunión que estuvo presente antes y después del escándalo.

“El lunes pasado (mientras se conocían las primeras noticias sobre las fallas en la campaña) fue a comer un asado en un depósito de la Marina, cerca de la isla Demarchi, con Lugones y otras personas del área”, dijeron desde el edificio Libertador. Mientras tanto, la campaña antártica sigue demorada.

El TIMCA arribó el jueves a la noche a la base Orcadas, pero aún no pudo completar el abastecimiento por “problemas climáticos”, dijeron fuentes militares. “Nadie puede garantizar que el helicóptero (Kamov) no se pueda romper. Se le llevó una turbina, esperemos que funcione adecuadamente”, había dicho el jueves el ministro Puricelli.

fuente: http://www.clarin.com/politica/Antartida-Defensa-contrato-uruguaya-habilitaciones_0_892110893.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Sitios Asociados